El Atrapasueños

Estás grabada a fuego en mis mañanas. Mis pesadillas se queman cuando el primer rayo de sol se cuela por la ventana y crea una frontera sobre tu espalda que, valiente, me atrevo a cruzar. 

Mientras Madrid despierta entre el ruido de motores y escaparates que se abren, nosotros nos dejamos llevar con las alas que nos hemos dibujado y convertimos en pretérito todo aquello que no merece la pena recordar.

Eres paz infinita que me acaricia. Te mueves al compás de la brisa que trae un nuevo miércoles. Veo en tus ojos mis sueños. Mis ganas de beberte y no saciarme nunca.

Te has adueñado de las razones y sinrazones con las que arropo hojas desnudas.

Estoy colgado de tu mirada dulce y la realidad de tus labios, de los lunares que forman paisajes por tu cuerpo y de tu sonrisa eterna que hace cada momento para siempre.











2 comentarios: