A la deriva

A veces la Luna
me cuenta que llora.
Es testigo de estigmas
que a sus pies azotan
a una humanidad
que nunca existió.

Me susurra
que tengo suerte.
Que al otro lado del mundo
todo es gris,
 esclavo de la muerte.

Habla de lugares,
de nombres,
de esperanzas y desesperanzas,
de sueños rotos
separados por vallas.

 Acusa de verdugos
a los que se disfrazan
de héroes vestidos de traje
cuyas corbatas asfixian
y matan.

A veces reza,
aun cuando ha perdido la fe,
por aquellos que en las noticias
sólo son números
y barcos de papel...



A la deriva. 



4 comentarios:

  1. Te acabo de encontrar, y por poemas como estos me quedo por aquí.
    Un beso.
    http://inyourfacebeach2.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Cristina.

    Ya te sigo de vuelta. ¡Nos leemos! :)

    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Hola, ya te sigo:) Me ha gustado mucho el poema.
    Saludos:D

    ResponderEliminar